Círculo Meridiano Portátil

EL CIRCULO MERIDIANO PORTATIL

Este fue uno de los primeros instrumentos adquiridos por el Observatorio de La Plata, siendo fabricado por P. Gautier de París en 1883. Al poco tiempo de ser fundado el Observatorio, este instrumento se instaló provisoriamente en un pequeño edificio de madera, una de los que fueron usados en Bragado para el estudio del pasaje de Venus y reconstruido en el paraje ocupado ahora por el edificio de oficinas de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas (FCAG), llamado “Casa de huéspedes”, conocido a principios de siglo XX como pabellón oeste. Este albergara uno de los anteojos de pasajes Gautier. Durante los años de 1883 y 1886 el Director Beuf usó este instrumento en las observaciones para determinar la latitud del Observatorio. En 1886 fue transportado al edificio recién terminado y destinado a dicho instrumento y al pequeño ecuatorial (actual edificio de la Oficina de alumnos y sala de informática). Por varios años permaneció allí siendo usado para observaciones horarias. En 1901 a solicitud del Jefe del Estado Mayor del Ejército y por orden del Ministro de Obras Públicas fue prestado al Instituto Geográfico Militar. Después de ser usado en la determinación de algunas longitudes y durante la administración del Doctor Porro fue devuelto al Observatorio en 1908 y en 1920 fue transferido a la Facultad de Ciencias de la Educación en Paraná, Entre Ríos.

La abertura libre del telescopio es de 68 milímetros y la distancia focal de 82 centímetros. Existen oculares ordinarios y acodados. El que fue usado por el Director Beuf aumentaba setenta diámetros.

Este instrumento tenía un solo círculo graduado cuyo diámetro era de 49 centímetros y estaba dividido de cinco en cinco minutos con los grados pares numerados. El círculo se leía por medio de cuatro microscopios que estaban montados en un anillo ajustable de 40 centímetros de diámetro que llevaba también el nivel zenital. Los microscopios podían moverse en este anillo, pero los prismas para iluminar la parte del círculo que se trata de leer, estaban fijos. Esta circunstancia determinaba que en la práctica, los microscopios eran usados a 90° el uno del otro. Los micrómetros de estos microscopios tenían retículos que constaban de dos hilos de araña muy próximos uno de otro y movibles para ser colocados paralelamente a los trazos de la graduación. Las cabezas de los tornillos micrométricos estaban divididas en sesenta partes pudiendo leerse hasta un décimo de segundo. Una escala dentada en el campo visual indicaba el número de revoluciones del tornillo. El círculo graduado se movía alrededor de su eje y podía ser colocado en cualquier posición. De este modo se podían traer diferentes partes del círculo para una misma distancia zenital del instrumento y así se disminuían en los resultados finales los errores accidentales de graduación.

El micrómetro ocular tenía un retículo fijo que consistía en dos hilos horizontales y quince verticales. Tenía además dos hilos verticales movibles bastante separados. Para iluminación del campo tenía un pequeño prisma colocado en el centro del cubo el que reflejaba la luz que entraba por el eje hacia el ocular. Este micrómetro estaba provisto de medios para corregir enfocamiento, colimación y orientación. El aparato de inversión estaba montado en el pilar pero separado de la base del instrumento; disposición muy conveniente que le permitía estar siempre listo para su uso. El mecanismo para invertir el nivel de caballete estaba también montado en los soportes del aparato de inversión. Era posible colocar este nivel hacia un lado cuando se hacían observaciones cerca del zenit. En los soportes del instrumento iban montados dos microscopios para leer el nivel.